20 julio 2009

TITANIC LA LEYENDA

Videos tu.tv


Eran las 13:30 horas del jueves 11 de Abril de 1912. Los 1.455 pasajeros del Titanic flameaban alegremente sus pañuelos. Tripulado por 903 hombres al mando del Capitán Edward J. Smith, el buque más seguro y lujoso conocido, se separaba lentamente de los muelles de Queenstown (Irlanda) en su viaje inaugural a Nueva York.


Considerado insumergible, era el mayor (52.310 toneladas y la altura de un edificio de 11 plantas) ingenio móvil jamas construido por el hombre. Tres días más tarde la fastuosa mansión flotante avanzaba a 23 nudos sobre las gélidas aguas del Atlántico Norte. A las 23:40 del domingo 14 de Abril, el vigía de la campana de cofa avistó un iceberg, a unos 450 mts. al frente.













Los habituales comedores en este tipo de embarcaciones, el Titanic disponía de un magnífico restaurante "a la carta", así como el "Café Parisien", una exactísima réplica de la cafetería de moda en aquel entonces. Su escalera principal era de lo más suntuosa que pudiera imaginarse en un barco. No faltaban lugares de reunión como el "Café Veranda" o el "Palm Coirt" en la cubierta "A".



interior del titanic


Además, el Café Parisienne ofrecía una cocina magnífica para los pasajeros de primera clase con un mirador encantador, con las decoraciones del enrejado.

El Café Parisienne




El baño turco del Titanic

Las suites de primera clase fueron adornadas con elaborados revestimientos de madera, muebles costosos y otras decoraciones elegantes estilos Luis XIV, XV, XVI, Imperio, Renacentista, etc. Contaban con agua caliente y fría, y además chimeneas hermosamente empotradas.

Suite B-59

Suite B-64

Suite B-38


El gimnasio estaba equipado con equipos que funcionaban eléctricamente y además estaba acondicionado para un mayor confort.

El gimnasio

El Instructor T.W.McCawley hace una demostración de una máquina de remo







Una figura misteriosa paseándose por la cubierta del Titanic ¿el capitán Smith

El barco era comandado por el veterano capitán Edward John Smith, el más experimentado y prestigioso de la White Star Line, quien previamente al viaje expresó que éste iba a ser su último mando antes de jubilarse, porque deseaba estar más tiempo con su esposa y su hija. Smith había comentado para una revista de la época que: -"No puedo concebir que algo pueda hundir a los barcos de hoy, la construcción moderna va mucho más allá que esto."

Capitán Edward John Smith (1850-1912). Falleció en el Titanic


El Capitán Smith (a la derecha) fotografiado junto a algunos de sus Oficiales en el puente exterior del “Olympic”. De este grupo le acompañarían al “Titanic” el 1er. Oficial Murdoch (a la izquierda) y el 4º Oficial Boxhall (2º por la derecha)

Entre la primera, segunda y tercera clase, había en total 2.224 pasajeros, quienes disfrutaron de un hermoso palacio flotante, con lujosos comedores, piscina interior, bibliotecas, gimnasio, alumbrado a todas horas y baños turcos.

Bruce Ismay, que se había alojado en un hotel cerca del fondeadero del Titanic, se embarcó con gran pompa en el navío.


El desastre

La ruta del viaje inaugural

El Titanic tuvo un viaje placentero. Desde Southampton (Inglaterra) viajó a Cherburgo (Francia) donde embarcó más pasajeros, luego recaló en Queenstown (Irlanda) donde embarcó pasajeros de tercera clase y el correo.

Los días transcurrieron sin novedad, pero el 13 de abril empezaron a llegar los primeros informes de avistamiento de bloques de hielo en la ruta; al menos una docena de mensajes pudieron ser recibidos antes de que el telégrafo Marconi fallara por lapso de 10 horas.

Restablecida la comunicación en la cabina de radio, los radiotelegrafistas empezaron a recibir avisos de peligro de icebergs, los cuales fueron ignorados o no tomados muy en cuenta por la oficialidad reemplazante.

El clima se enfrió a medida que se acercaban a los grandes bancos de Terranova y el capitán Smith ordenó alterar un poco el rumbo para pasar más hacia el sur de los grandes sectores de icebergs. La velocidad era de 22 nudos y Smith consultó a Bruce Ismay si podía bajarla, a lo cual éste se negó aduciendo que deseaba hacer el mejor tiempo en su viaje inaugural.

Joseph Bruce Ismay (1862-1937), director de la línea White Star, sobrevivió al desastre

El último atardecer del 14 de abril sorprendió al Titanic navegando en aguas muy tranquilas. Cuando la noche, muy helada, cayó, el navío navegaba en una zona de aguas quietas sin oleaje, un verdadero espejo líquido negro, lo cual era un inconveniente para avistar icebergs. Smith consultó de nuevo a Ismay de reducir la velocidad, pero no obtuvo la aprobación tácita de este; Smith ordenó entonces redoblar la guardia en los mástiles.

23:45, el impacto

Poco antes de la medianoche (23.45) del 14 de abril, con una noche estrellada y un mar excepcionalmente tranquilo, los vigías dieron alarma de iceberg al frente, a 600 m de la proa.

El vigía Frederick Fleet, el primero en ver el iceberg desde su posición de la atalaya

El primer oficial Murdoch, de guardia en ese momento tras la retirada del Capitán Smith a su camarote, intentó evitar la colisión, primero girando el timón (muy pequeño para la longitud del navío) todo a babor, seguidamente dando marcha atrás, lo cual fue fatal pues el timón perdió presión de virada. El barco en el último minuto logró evitar el choque frontal (con el que seguramente no se hubiera hundido y hubiera sido capaz de seguir navegando hasta su destino sin problema). Sin embargo, el casco del barco rozó con un costado sumergido del iceberg que virtualmente le descosió las paredes laterales bajo la linea de flotación.

Posible iceberg que impactó con el Titanic. Fue fotografiado 5 días después del hundimiento por el marinero Stephan Rehorek, quien lo fotografió por la línea roja en la base

00:00, la mala noticia

Smith, quien estaba en su camarote salió cuando ya el témpano estaba alejado y se informó de lo ocurrido. Hizo detener de inmmediato el barco e hizo repasar por un carpintero toda la nave.

Cinco de sus compartimentos estancos delanteros de estribor se combaron hacia adentro, saltando los remaches e inundándose. Al principio el daño no pareció fatal, sin embargo su diseñador Thomas Andrews, después de repasar el barco con el carpintero Huchtkins, predijo lo increíble: el hundimiento del Titanic seria a más tardar entre dos a cuatro horas.

Thomas Andrews (1873-1912), diseñador del Titanic. Falleció en el naufragio

El capitán y la oficialidad quedaron helados y de una pieza, estupefactos, Smith intentando no difundir el pánico, instruyó a sus oficiales para el abandono del barco.

Smith impactado y shockeado, sabía por simple aritmética que muchos pasajeros morirían por el escaso número de botes. De ahí en adelante Smith, a pesar de su vasta experiencia, se mostró irrelevante con el correr del escaso tiempo, errático y ajeno a la situación y en su actuar.

Sólo se embarcaron 711 personas de un total de 1.100 cupos que debieran haberse llenado en los botes, dándosele preferencia a la primera y segunda clase, mujeres y niños principalmente. El 50% de la tercera clase pereció. Había colisionado a 9 millas de la isla de Terranova.

0:10 S.O.S.

Jack Phillips, primer oficial de radio, recibe la orden de enviar telegramas pidiendo auxilio. El primero de varios mensajes, será: "CQD CQD CQD CQD CQD CQD de MGY MGY MGY MGY MGY position 41.44 N 50.24 W" (CQD era la forma antigua de pedir auxilio).

A las 0:30 la proa estaba ya sumergida, a las 1:45 alcanzaba la cubierta de botes, se desató el pánico entre los que quedaban y hubo disparos y confusión.



Como la noche estaba bastante despejada y tranquila, salvo una pequeña modificación en el rumbo, el Titanic no adoptó ninguna otra medida de precaución; y eso que en las últimas horas se habían recibido seis telegramas, cinco para el capitán y otro para el radiotelegrafista, que no fueron tenidos en cuenta.




A las 23.40 de la noche del domingo, el vigía Fleet vio un gran témpano a muy poca distancia de la proa e inmediatamente dio la alarma con reiteración... Sabía que la velocidad del buque en aquel momento era de 22,5 nudos y que éste navegaba por una zona peligrosa en la que los últimos 27 años habían naufragado 19 barcos... Por lo demás, el agua estaba en calma y la noche era fría y clara...

El primer oficial, William Murdoch, no había tomado muy excesivamente en cuenta la alarma de Fleet, hasta que lo que consideraba una neblina... ¿neblina en una noche clara?, se convirtió en un pavoroso bloque de hielo de más de 60 m de altura. Rápidamente, el oficial hizo virar el buque ligeramente hacia babor, con lo que si bien evitó una colisión frontal, hizo que alguna de las partes más afiladas del témpano rasgase el casco del Titanic, abriendo una brecha de cerca de 100 m de longitud. Casi inmediatamente el paquebote detenía su marcha.

Sólo 37 segundos después, el hielo abría una brecha de 75 mts. de longitud en su costado de estribor por debajo de su línea de flotación. Dos horas y cuarenta minutos más tarde, el buque desaparecía bajo las heladas aguas llevándose con él 1.503 personas.

2:10 El barco se parte en dos

Alrededor de las 2.10, la popa se elevó del mar exponiendo parte de las hélices. Para este momento la cubierta de botes se había inundado. Los últimos dos botes salvavidas flotaron en cuanto el nivel del océano llegó hacia ellos: el bote salvavidas desplegable B se dió la vuelta, y el bote salvavidas desplegable A se inundó de agua hasta la mitad.

En ese instante, cuando el puente se sumerge, la primera chimenea cae al mar, aplastando parte del puente y muchos de los que estaban luchando por mantenerse vivos en el agua fría.

En cubierta, la gente se apresuraba a llegar a la popa. Muchos saltaban por la borda esperanzados en llegar a algún bote salvavidas.

Mientras la popa del barco continuaba elevándose lentamente, todo lo que no estaba asegurado se estrellaba contra la proa. El sistema eléctrico finalmente falló y las luces, las cuales habían estado alumbrando radiantemente hasta ese momento, se apagaron.

En ese instante, los que estaban en los botes escucharon sonidos estremecedores de la agonía del buque, unos pocos lograron ver la popa caer, levantarse y después desaparecer en medio del burbujeo del agua. Eran las 2:20 horas. El Titanic aguantó 2 horas y 30 minutos antes de hundirse.

Posición del hundimiento del Titanic

Pasado el hundimiento, cientos o al menos 1.500 sobrevivientes con chalecos de salvavidas quedaron en el agua, gritando y gimiendo por el frío e implorando a los botes que se acercaran. Ninguno de los botes se acercó en esos momentos. Solo el oficial Lowe reaccionó e hizo pasar pasajeros a otro bote y el se acercó a la masa de puntos blancos flotando, solo 15 minutos después, solo encontró seis personas aún con vida. El frío había ya matado a la mayoría.

Posteriormente sería rescatados por el Carpathia, 705 sobrevivientes, dos horas después.

Mucho más tarde, se enviaron barcos a la zona del desastre y solo se pudieron rescatar unos 6 cuerpos.

El hundimiento se saldó con 1.513 muertes, muertos por ahogamiento o hipotermia (de acuerdo a la investigación del senado de los EE.UU.). Fue uno de los peores desastres marítimos en tiempos de paz de la historia y quizá el más famoso.


Opiniones y evidencias acerca del final del Titanic

Ilustración del hundimiento del Titanic tras chocar contra un iceberg a 153 km hacia el sur de los Grand Banks de Terranova (Canadá), poco antes de la medianoche del 14 de abril de 1912. De las más de 2.220 personas que viajaban a bordo, murieron 1.513. El barco había sido considerado insumergible a causa de sus 16 compartimentos estancos, pero el iceberg perforó cinco de ellos, uno más de los que se habían estimado posibles en caso de accidente, por lo que el Titanic se hundió en menos de tres horas.

Muchas fotos e ilustraciones muestran al Titanic alcanzando entero, un ángulo de 30°. Actualmente se cree que la nave se partió en dos en un ángulo mucho menor: de tan solo 11º, y que se partió de forma gradual, empezó a partirse empezando por las cubiertas.



Fue justamente entonces cuando Lady Cosmo Duff Gordon, una pasajera que, como otros muchos, ya se había retirado a su camarote a esas horas, sintió "como si alguien hubiera pasado un dedo gigantesco por el costado del barco".




Acto seguido el Titanic comenzó a inclinarse ligeramente a babor, y raudales de agua comenzaron a penetrar en él. Pronto fue informado del accidente el ingeniero constructor del buque, Thomas Andrews, que viajaba en él y que fue una de las víctimas del naufragio -el coloso podía mantenerse a flote con 4 compartimentos estancos anegados, pero no con 5-, quien vio de inmediato que la nave estaba perdida sin remisión.








Los Restos del Titanic en el Fondo del Mar:

Medía 269 m de eslora y 28 de manga, y con un peso bruto de 46.328 toneladas, desplazaba 66.000. Su potencia de cerca de 50.000 h.p. comunicaba fuerza a sus motores, que disponían de 3 hélices, y que gracias a sus 29 calderas de 5 m de diámetro cada una, con un total de 159 hornos que consumían diariamente 650 toneladas de carbón, en los momentos más favorables, conseguía alcanzar una velocidad próxima a los 24 nudos (un nudo equivale a 181,8 m).

Fotografía de la proa del Titanic, hundido a 4.000 metros de profundidad en el Océano Atlántico




http://celebritydeath.files.wordpress.com/2008/04/titanic.jpg













Últimos supervivientes

Las doce últimas personas que vivieron del Titanic son:

Beatriz Irene Sandstrom (1910 - 1995)
Eva Miriam Hart (1905 - 1996)
Edith Brown (1896 - 1997)
Louise Laroche (1910 - 1998)
Eleonor Johnson (1910 - 1998)
Michel Marcel (1908 - 2001)
Winnifred Vera Quick (1904 - 2002)
Barbara Joyce (1911 - 2005)
Alejandro Castellanos (1900 - 2006)
Lillian Gertrud Asplund (1906 - 2006)
Barbara West Dainton (1911 - 2007)
Millvina Dean (Elizabeth Gladys) (1912 - )

Tan sólo queda una persona viva que embarcase en el Titanic. La última que aún podía recordar el hundimiento, ya que cuando ocurrió tenía 5 años, Lillian Gertrud Asplund, murió el 6 de mayo de 2006 en Massachusetts, Estados Unidos. Además, como su madre, siempre se negó a dar testimonio sobre el desastre.

En octubre de 2007 falleció Barbara West Dainton, la penúltima superviviente del Titanic. Nacida en 1911, no conservaba recuerdos de la noche en que el transatlántico se hundió en el océano -tenía sólo 10 meses-, pero gracias al relato de su madre, repetido una y otra vez, conservaba en la memoria la imagen de su padre, Edwy Arthur West, saludando con la mano desde la cubierta inclinada del buque mientras el bote salvavidas número 10 en el que viajaban su esposa Ada y sus hijas Bárbara y Constance se alejaba rápidamente. El cuerpo del señor West jamás fue identificado.

Actualmente sólo queda con vida Millvina Dean, que tenía 2 meses en el momento de la tragedia, la persona más joven de todas las que embarcaron. A lo largo de sus 95 años de vida Millvina ha participado activamente en todo tipo de actos y conmemoraciones relacionados con el Titanic. Su gran deseo es llegar a presidir los actos de celebración del centenario del naufragio que tendrán lugar en abril de 2012.



La insumergible Molly Brown (1867-1932). Sobrevivió al desastre

Pasajera del Titanic, su nombre real era Magaret Tobin. En el momento de la tragedia, Molly fue obligada a abordar un bote salvavidas, el número 6, en el que solamente se encontraban mujeres y dos tripulantes del Titanic, que aun estaban atónitos por el choque del buque, uno era el vigía Fleet y el otro era el contramaestre Hitchens.

Hitchens, al ver que no tenia remeros a bordo del bote, les dijo a esas mujeres que la succión del Titanic, las arrastraría al fondo del mar cuando se hundiera el buque.

Molly, entre gritos, invitó a las otras mujeres a hacerse cargo de los remos y remaran con todas sus fuerzas para alejarse de allí en el momento cumbre del hundimiento.

Cuando horas más tarde se divisaron las luces del Carpathia, Molly tuvo un entredicho con Hitchens cuando éste dijo que los del Carpathia solo buscaban cadáveres.

Molly prácticamente destituyó a Hitchens y hasta lo amenazó con arrojarlo por la borda si seguía hablando. Así fue que remando, estas mujeres llegaron al Carpathia y aprovechando que Molly sabía varios idiomas, ayudó a confeccionar la lista de sobrevivientes, a la vez que asistió a muchas mujeres que habían perdido a sus maridos.

Sobrevivió al hundimiento del Titanic. Una gran mujer que muchos apodaron "La insumergible Molly".







La banda del Titanic

Uno de las más famosas leyendas del RMS Titanic es la relativa a su banda de música. Durante el hundimiento, los ocho miembros de la banda, dirigidos por Wallace Hartley, se situaron en el salón de primera clase en un intento por hacer que los pasajeros no perdieran la calma ni la esperanza. Más tarde continuaron tocando en la parte de popa de la cubierta de botes. La banda no dejó de tocar incluso cuando ya era seguro que el buque se hundiría.

Wallace Hartley, director de la banda de música del Titanic

Ninguno de los integrantes de la banda sobrevivió al naufragio, y desde entonces ha habido mucha especulación respecto a cuál fue la última melodía que interpretaron. Algunos testigos dicen que la última canción fue el himno "Nearer, my God, to Thee" (Cerca de Ti, mi Señor). Por otro lado, existen tres versiones de dicha canción y nadie exactamente ha podido confirmar cuál de ellas se interpretó, o si realmente fue ésa la última.

El cuerpo de Hartley fue uno de los que se recuperaron y pudieron ser identificados. Su funeral en Inglaterra contó con la presencia de miles de personas. A pesar de ser considerado como un héroe en su país, la naviera White Star Line cobró a su familia por el coste de la pérdida de su uniforme.

Los miembros de la banda de música del Titanic. Todos fallecieron en el naufragio


fuente)
http://es.mobile.wikipedia.org/transcode.php?go=RMS+Titanic&seg=1&PHPSESSID=4418fda4afca2862fe81a03360dac496






8 comentarios:

  1. uy esto da escalofrios..pero da lastima

    ResponderEliminar
  2. Maravilloso relato. Lástima que están rotos los links de las fotos, ojalá pudieras arreglar eso por que me interesa verlas. Saludos! karla.

    ResponderEliminar
  3. Muy interesante su recopilación señor "bloguero". Solo me san escalofríos de imaginar lo que vivieron esas personas en ese abril y en esas heladas aguas del Atlántico. Quienes vivimos en el trópico nologramos dimencionar un bloque de hielo (isber) de un tamaño tal que sea capaz derecibir el impacto de esa mole de acero y hundirla.
    Debieron ser momentos muy dificiles para los sobrevivientes y en especial para aquellos que pudieron resultar heridos al momento de hundirse el mostruo de acero.
    Algo fascinante es la cantidad de historias que te tejen alrrededor de una situacion de estas. Todas son absolutamente interesantes y absorven ávidamente al lector.
    Felicitaciones por su blog

    ResponderEliminar
  4. felicito a los sobrevivientes x ser tan valiente en ese momento x q la verdad no es facil pasar ese mal rato

    ResponderEliminar
  5. noo pues que buena pelicula yo lloro cuando la vi por primera vez una historia de verdadero amor y eso nos enseña que ni el diferentes clases sociales se puede distaciar el amor

    ResponderEliminar
  6. Lo mas triste fue que tenian botes para la mitad de pasageros, y ni siquiera estos se salvaron.
    Me caen las lagrimas solo de pensar que solo un bote se acerco a los naufragos para salvarles.
    Con una tragedia asi que mas dan las clases sociales...:'(

    ResponderEliminar
  7. Me encantó, sobre todo lo de los telegrafistas, yo soy divulgador y he exhibido telégrafos auténticos y copias de los telegramas que mando el Titanic al Carpathia, estupendo post, Saludos!

    ResponderEliminar
  8. yo amo al titanicn porque 100 años que nadien lo miro aora todos lo conosen

    ResponderEliminar

bienvenido a mi blog