27 agosto 2009

Las momias de Llullaillaco

"Tres niños en dirección a la muerte," El Hallazgo de tres momias, en el Volcán Llullaillaco, según investigaciones nos revela que los Incas sepultaron a estos tres niños con vida, Los expertos afirmaron que lo correcto es llamarlos niños en gelación, porque se han podido conservar en perfecto estado debido a las bajas temperaturas del santuario, situado a los 6.739 metros de altura.

Según los expertos, no se trata de sacrificios sino de ofrendas, y para las familias era un honor y un privilegio que uno de sus miembros fuera “un niño divino”.





la Capacocha era la ceremonia más importante del calendario inca. En él se hacían ofrendas de gratitud en las que se entregaba a los dioses niños bellos y perfectos ataviados con los mejores textiles. Al ritmo de cantos y bailes, la celebración consistía en que los niños bebieran chicha (alcohol de maíz) y consumieran coca durante largas horas. Los efectos de estos brebajes sumados al frío intenso hacían que sus frágiles vidas fuesen languideciendo. Una vez dormidos eran enterrados en un pozo con un diverso ajuar de miniaturas de oro, plata, telas y plumas. Según la creencia inca, estos niños ofrendados no morían sino que se reunían con sus antepasados, afianzando así lazos entre los hombres y los dioses.






Se cree que La doncella tenía unos 15 años en el momento de ser sacrificada. La momia está sentada, con las piernas flexionadas y los brazos apoyados sobre el vientre. Lleva puesto un vestido marrón y tiene los hombros descubiertos por un manto sostenido por un broche de plata. Además, va peinada con pequeñas trenzas.











La Doncella tenía 15 años y medio. El Niño, siete años, y la Niña del Rayo, seis.

Durante la última sesión de trabajo en el laboratorio, hace 20 días, se les realizaron radiografías odontológicas que permitieron establecer la edad que tenían los niños al momento de su sacrificio: la Dalimentos que comió. Su piel quedó dura por acción del frío, pero la carne no está seca, sino congelada. Todo ello permitió que se les realizara todo tipo de estudios médicos, tal como si se hubieran practicado en seres vivos.


El hallazgo de las tres momias congeladas cerca de la cima del Volcán Llullaillaco está a punto de convertirse en un problema limítrofe con Argentina, porque no está claro en qué lado del volcán (aún en actividad) se hizo el hallazgo. El Llullaillaco de 6.723 metros de altura, se encuentra en el límite de ambos países. Frente a Antofagasta, por Chile, y de Catamarca, por Argentina. Las momias fueron encontradas por el antropólogo alemán, Johan Reinhardt y llevadas al vecino país para su estudio. Sin embargo, desde Chile, han surgido voces que reivindican la claridad del asunto y aunque algunas personas quieren que las momias sean devueltas a Chile –si fue encontrado en la ladera oeste del Llullaillaco- o bien, que científicos de ambos países participen en su estudio.




(Fuente revista Ser indigena)

2 comentarios:

  1. muy bueno te felicito

    ResponderEliminar
  2. La verdad de la milanesa sobre el fraude cometido con las momias la hallarás cliqueando
    www.andesargentinos.com.ar
    slds
    Kirbus

    ResponderEliminar

bienvenido a mi blog