14 diciembre 2010

Autismo y mercurio














En el artículo "Autism: A Unique Type of Mercury Poisoning", Bernard et. al,http://www.cureautismnow.org/sciwatch/invest.cfm revelan similitudes sorprendentes entre los síntomas del Autismo y los síntomas del Envenenamiento por Mercurio. A pesar de que esto puede sonar aterrador, en realidad proyecta un rayo de luz y de esperanza en las vidas de las familias que viven con un niño autista. ¿Por qué? Porque el envenenamiento por mercurio puede ser curado.

: ¿Es muy peligroso el mercurio?Muchísimo. El mercurio es el segundo elemento más tóxico del planeta, el primero es el plutonio. La cantidad de mercurio que tiene un termómetro es suficiente para envenenar un lago pequeño. La toxicidad del mercurio se ha relacionado con un gran número de enfermedades: Artritis, Alzheimer, Esclerosis Múltiple, Fibromialgia, Lupus, Síndrome de Fatiga Crónica, Depresión, Desorden bipolar, Esquizofrenia, dificultades en el aprendizaje y TDHD (Trastornos de Déficit de Atención con Hiperactividad).

P: ¿De qué forma pudo intoxicarse mi niño con mercurio?Muchos padres creen que el mayor culpable es el Thimerosal, un conservante usado en las vacunas y otros medicamentos. Un 50% del peso del Thimerosal es mercurio. En octubre de 1998 la estadounidense FDA (Food and Drug Administration) prohibió el uso del Thimerosal en los medicamentos que se venden sin receta. Desde julio de 1999 la FDA ha “alentado” a los fabricantes a eliminar el Thimerosal de las vacunas. Algunos lo han hecho, otros no. A día de hoy, la mayoría de las vacunas que están siendo manufacturadas no contienen Thimerosal, o sólo contienen una “cantidad insignificante”, pero a ciencia cierta no sabemos cuántos de los productos antiguos que contenían Thimerosal están todavía almacenados. El contenido de Thimerosal de cada vacuna excede las recomendaciones de seguridad de la EPA de 0,1 mcg./kg/día. Teniendo en cuenta que en un mismo día se le administran varias vacunas, la cantidad de mercurio administrada a un niño normal excede varias veces el límite de seguridad. Antes de la prohibición de la FDA, el mercurio había sido añadido a productos tales como gotas para los ojos, preparaciones para lentillas, sprays nasales, cremas contraceptivas, cremas para las hemorroides, cremas lubricantes, inyecciones para las alergias y antisépticos como el mercuriocromo y el merthiolate.

P: ¿Hay otras fuentes de exposición al mercurio Hay muchas otras fuentes, muy comunes, de exposición al mercurio. Véase a continuación una pequeña lista:

* Amalgamas dentales
* Liberación en el aire por la combustión industrial del carbón.
* Pescados y mariscos, especialmente atún, salmón y pez espada
* Algunas pinturas.
* Termómetros e instrumentos para medir la presión sanguínea (especialmente el mercurio procedente de instrumentos rotos que se derrama por la moqueta).
* Tubos fluorescentes de la luz

Es importante hacer notar que el mercurio presente en el cuerpo de la madre es traspasado al niño a través de la placenta y, más tarde, a través de la leche materna. Ver: "Mercury from maternal "silver" tooth fillings in sheep and human breast milk. A source of neonatal exposure." By Vimy, Hooper and King: http://hera.algonet.se/~leif

P: Pero mi dentista me dijo que las amalgamas dentales son perfectamente segurasLa presencia de mercurio en las amalgamas dentales es un asunto muy controvertido. A pesar del hecho de que una amalgama contiene un 50% de mercurio, la posición oficial de la ADA (Asociación Dental Americana) es que las amalgamas son seguras y que el mercurio no representa un riesgo para la salud. Sin embargo, numerosas investigaciones muestran que las amalgamas dentales son una fuente muy importante de toxicidad por el mercurio que contienen. A causa de la posición de la ADA, tu dentista corre el riesgo de perder su licencia para el ejercicio de la profesión si te dice que los empastes son peligrosos; y esto, al margen de lo que él realmente piense sobre el asunto.

P: ¿Si el envenenamiento por mercurio es causado por las vacunas, porqué no todos los niños vacunados están intoxicados por mercurio? El grado de sensibilidad al mercurio varía mucho de una persona a otra, así como la capacidad natural del cuerpo para desintoxicarse. Algunos niños pueden expulsar el mercurio rápidamente, mientras que en otros, el tóxico permanece en el cuerpo más tiempo, permitiéndole fijarse fuertemente en el cerebro y otros órganos.

P: ¿Existe alguien que haya “curado” realmente a su niño autista con la quelación?El libro “Turning Lead Into Gold” (“Convirtiendo el plomo en oro”) describe varios casos de niños con “tendencias autistas” que mejoraron significativamente después de quelar el plomo.Desde este escrito, nadie en este foro ha curado completamente a su niño del envenenamiento por mercurio. Pero aún es temprano. La Dra. Amy está consiguiendo resultados estupendos con los niños en su consulta y numerosos padres han informado de mejorías en sus niños autistas con cada ronda de quelación.

DETERMINANDO LA TOXICIDAD POR MERCURIO. PRIMEROS PASOS

P: Mi médico dice que mi niño no está intoxicado por mercurio porque sus niveles de mercurio en sangre y orina están “dentro de los rangos de normalidad”. ¿Qué opina usted?La mayoría de los médicos están más familiarizados con la intoxicación por plomo que con la intoxicación por mercurio. Los análisis de sangre y orina son los análisis estándar para medir el plomo, pero estos análisis son inadecuados para el mercurio. Esto es debido a que una vez que el mercurio entra en el cuerpo, abandona el flujo sanguíneo muy rápidamente y se acumula en los órganos internos. Por consiguiente, los análisis de orina y sangre sólo detectarán la presencia de mercurio si la persona ha estado expuesta muy recientemente a una gran cantidad de mercurio. La exposición crónica, durante un largo periodo de tiempo, (amalgamas dentales); o la exposición remota (vacunas) no se harán patentes en ese tipo de análisis. Una manera mejor de determinar la presencia de mercurio es a través de los análisis del pelo.

P: ¿Cómo puedo averiguar si mi hijo está intoxicado por mercurio?La Dra. Amy Holmes expone una lista numerosa de análisis médicos en la página web: http://www.healing-arts.org/children/holmes.htm. Un mineralograma, o análisis de pelo, es una forma barata, no invasiva y razonablemente segura de determinar la carga corporal de mercurio y otros metales pesados. Doctor's Data (708/231-3649) es un gran laboratorio que hace este tipo de análisis. Tenga presente que el mercurio puede estar tan fuertemente ligado a los tejidos de los órganos del cuerpo que no se mostrará en grandes cantidades en los análisis del pelo. En vez de fijarse en el mercurio mismo, es necesario fijarse en los elementos esenciales y aplicar las “reglas para el recuento” (las encontrará en la sección “files”) para determinar la presencia de mercurio.

P: Mi médico “alternativo” (homeópata, naturista, etc.) quiere hacer un “test de provocación”. ¿Es seguro?No. Los “test de provocación” y la quelación IV con DMPS pueden ser muy peligrosas (ver www.dmpsbackfire.com). Un “test de provocación” se utiliza por los médicos administrando una gran cantidad de agente quelante en una dosis individual para analizar, con posterioridad, la presencia de metales en la orina. Los “test de provocación”, en general, son inútiles para diagnosticar la toxicidad por mercurio porque todo el mundo tiene algo de mercurio en el cuerpo, y el DMPS (o el DMSA) lo movilizará. Si el DMPS va a ser usado, debería ser administrado oralmente, cada 8 horas. Y nadie debería tomar un agente quelante de ningún tipo si tiene amalgamas dentales.Algunos médicos proponen hacer el mismo tipo de “test de provocación” tomando, oralmente, una gran dosis de DMSA; o propondrán tratamientos con dosis poco frecuentes (una al día; o, una cada segundo día) de agentes quelantes. Esto también es peligroso. Los agentes quelantes deben ser tomados siempre en dosis pequeñas y frecuentes (el DMSA cada 3-4 horas y el DMPS cada 8 horas)

P: Tengo un mineralograma encargado y estoy tratando de encontrar un médico que me ayude con la quelación. ¿Hay alguna cosa que pueda hacer ahora, en este momento?Sí. Puedes empezar con los suplementos. Hay muchos suplementos nutricionales que pueden ayudar a tu niño a sentirse mejor ahora y durante el proceso de quelación. Algunos de los más importantes son:Tomar estos 4 veces al día: Vitamina B-complex, Vitamina C y Extracto de Cardo Mariano (Milk Thistle).Tomar estos a menudo (la frecuencia no es tan crítica): Zinc, Magnesio, Vitamina E, mixed carotenos y lypocene, aceite de semilla de lino.

P: De acuerdo, estoy convencido de que mi hijo está intoxicado con mercurio. ¿Qué hago ahora?Si tu niño tiene amalgamas dentales, necesitarás encontrar un dentista “mercury-free” que pueda reemplazar los empastes de mercurio con otro material. A continuación, deberías tratar de encontrar un médico que te pueda ayudar con la quelación. Ten presente que la mayoría de los médicos alópatas no están familiarizados con la toxicidad del mercurio. No tienes porqué ir a un médico normal. Los médicos “alternativos” tales como los osteópatas, los naturópatas, los homeópatas y los quiroprácticos pueden ayudarte a conseguir los agentes quelantes y a monitorizar la salud del niño durante el proceso. No tienes porqué tener un médico para la quelación, pero es una muy buena idea.

P: Mi niño tiene sólo una amalgama dental y no puedo encontrar a un dentista que esté de acuerdo en cambiársela. ¿Puedo seguir adelante y empezar con la quelación? Definitivamente no. No puedes empezar con la quelación mientras que haya una sola amalgama por el medio. El agente quelante movilizará mercurio del empaste y lo depositará en el cuerpo de tu niño, intoxicándolo todavía más.

P: Ya tengo el mineralograma del pelo de mi niño y los resultados muestran niveles altos de otros metales pesados además del mercurio. ¿Qué debo hacer? En general, el cuerpo elimina los otros metales primero. Niveles altos de plomo, cobre, antimonio o aluminio pueden causar síntomas similares al mercurialismo. Si tu niño tiene niveles altos de varios metales estará probablemente muy enfermo. Encarga otro análisis dentro de 3 meses.

Recomendaciones para la quelación de otros metales:

Plomo: Usa DMSA, pero sigue el protocolo para el mercurio en el caso de que el mercurio esté también presente. Adminístraselo cada 3-4 horas durante varios días, después que descanse el mismo número de días, etc.

Arsénico: Usa DMSA primero si tu niño está intoxicado con mercurio. LA funciona muy bien para el arsénico. Quelar usando el protocolo del mercurio (cada 3 horas, en rondas de quelación seguidas de rondas de descanso).

Antimonio: Usa SAMe, 5 mg. al día por cada libra que pese el niño (1 libra= 454 gr.) en dosis divididas. O puedes usar el “poor man´s methylating mix” de B-12 (100 mcg. por libra), folate (10 mcg. por libra) y TMG o choline (10-20 mg. por libra). Repárteselo a lo largo del día. Como esta combinación puede resultar energizante podrías considerar dársela al principio del día.

Cobre: La absorción de cobre puede ser reducida en gran parte dándole 25 mg. de zinc + 250 mcg. de molibdeno 4 veces al día, y excluyendo de la dieta los alimentos con un gran contenido de cobre. Los frutos secos, las vísceras de animales, los mariscos, las melazas, y algunos productos no debidamente lavados tienen un alto contenido de cobre. La glicina, la taurina y el extracto de Milk Thistle podrían ayudar a eliminar el cobre más rápidamente. Nota: No deberías darle LA si tu niño tiene un nivel alto de cobre, porque el LA incrementa los niveles de cobre en el organismo

Aluminio: Restringe el consumo de los alimentos que lo contengan. No cocines con cacerolas, potas, sartenes… de aluminio; que no beba refrescos enlatados en botes de aluminio. Algunas levaduras para hornear, antiácidos y desodorantes contienen aluminio, por tanto asegúrate de leer las etiquetas.

Cadmio: El zinc puede ayudar.Los suplementos antioxidantes ayudan a reducir los síntomas causados por las intoxicaciones de metales pesados.

QUELACIÓN

P: ¿Qué son los agentes quelantes? Los agentes quelantes son compuestos químicos que tienen la propiedad de ligarse, atrapándolos, a determinados metales. Los agentes quelantes para el mercurio son el DMPS ((2,3 dimercaptopropanesulfonate sodium), el DMSA (2,3 meso DiMercaptoSuccinic Acid. Nombre genérico: Succimer. Nombre comercial: Chemet) y el ALA (Ácido Alfa Lipóico).

P: ¿Qué es el DMPS? El DMPS puede ser vendido al por mayor a aquellas farmacias que realizan fórmulas magistrales (compounding pharmacies) y es excelente para eliminar el mercurio del cuerpo (pero no del cerebro) si se usa adecuadamente. Desafortunadamente muchos médicos usan el DMPS y otros agentes quelantes impropiamente; y, como cualquier otra medicina, puede ser extremadamente peligrosa cuando no se usa correctamente.

P: ¿Qué es el DMSA? El DMSA es un medicamento que precisa receta y que ha sido aprobado por la FDA para los niños intoxicados por plomo. También sirve para quelar el mercurio. El DMSA elimina el mercurio de todas las partes del cuerpo excepto del cerebro, porque no cruza la barrera hematoencefálica.

P: ¿Qué es el ALA o LA? El ALA o LA es el Ácido Alfa Lipóico o Ácido Lipóico. Es un suplemento nutricional que se vende sin necesidad de receta médica al que se le ha encontrado la propiedad de ser un efectivo agente quelante del mercurio. A diferencia del DMSA o del DMPS, el ALA sí cruza la barrera hematoencefálica por lo que sí puede mover el mercurio tanto hacia adentro como hacia fuera del cerebro. El ALA no deber ser administrado si la exposición al mercurio es reciente (3 meses desde la exposición) o si tu niño tiene los niveles de cobre altos, porque el ALA reduce la excreción del cobre.

P: ¿Cuál es la dosis correcta de DMSA y ALA y cuándo deben ser administrados?La dosis es menos importante que la programación temporal para su administración. De recordar algo de este FAQ, que sea esto: el DMSA o el ALA, para ser efectivos, deben ser administrados en dosis pequeñas y frecuentes (cada 3-4 horas, incluidas las noches) durante varios días. Una dosificación no tan frecuente removerá el mercurio y lo redistribuirá por el cuerpo haciendo que tu niño empeore.

Si se administra el DMSA sólo, la pauta para empezar es de 1 mg. por cada libra (1 libra=454 gr.) de peso del niño. Si se administra el DMSA con el ALA, empezar con un dosis de 1/8 a ½ mg. por libra de peso del niño. Incrementar las dosis poco a poco según el grado de tolerancia.

Si se administra el ALA sólo, dar la dosis cada 3 horas. El DMSA se da cada 4 horas. El DMSA y el ALA administrados conjuntamente deberían ser dados cada 3 horas.

El DMPS administrado sólo debería ser dado cada 8 horas.

La quelación deber ser realizada en ciclos o rondas con una duración de entre 3 a 7 días durante los cuales se administra el agente o agentes quelantes. Esos días deben ser seguidos de otros tantos de descanso, durante los cuales no se administra el agente o agentes quelantes. Muchos padres encuentran cómodo hacer coincidir la ronda de quelación con los fines de semana, empezando la misma cuando el niño llega a casa de la escuela y acabándola el lunes por la mañana. El resto de los días de la semana quedan como días de descanso. Con esta programación, el sueño sólo se interrumpe durante los días del fin de semana y los padres no tienen que depender del personal escolar para dar las medicinas.

P: Ya he empezado la quelación y mi niño está teniendo efectos secundarios negativos. ¿Qué puedo hacer?Algunos efectos secundarios que han sido comunicados por miembros del foro incluyen un incremento de la actividad urinaria, enrojecimiento de la cara y de las extremidades, erupciones, acidez estomacal y diarrea. Tu niño puede mostrar también un incremento en los síntomas propios del autismo (puede mostrarse más inquieto o presentar comportamientos en los que se muestre más contrariado). Si los efectos secundarios son severos y resulta difícil manejarlos, para la ronda y empieza el periodo de descanso; y, cuando empieces otra vez la ronda de quelación hazlo con una dosis menor. Puedes también ensayar rondas de quelación más cortas con rondas de descanso más prolongadas

P: He oido que la glutation, la clorella, el cilantro, la cysteine, el MSM, el NAC, el ajo, y las saunas quelarán de forma natural, y que lo natural es siempre la mejor opción. ¿Es esto cierto? No asumas que porque algo sea natural, ya es necesariamente lo mejor. Como Andy nos ha recordado la estricnina y el botulismo son naturales, y mortales. Dicho esto, algunos remedios naturales son excelentes. El ALA es un suplemento natural a la venta en herboristerías y tiendas de dietética y que ha resultado ser un buen quelante del mercurio y el arsénico. Tienes que leer y estudiar las propiedades de cada uno de ellos para que tengas una idea de lo que estás dándole a tu niño.Todos los productos de los que se habla a continuación han sido discutidos en este foro y algunos de nosotros tenemos una fe ciega en ellos. Te animamos a que busques información por ti mismo para que tengas tu propio criterio. A continuación se recogen algunas de las opiniones de Andy y Amy acerca de ellos:

Glutation.- Andy: “La Glutation no es un quelante. Suplementar con glutation mismo tiene muy poco valor porque tu sistema digestivo debe digerirlo. Si tu sistema digestivo no lo digiere pronto empezarás a tomar otras cosas para HACER que tu cuerpo la digiera; porque, dejar que cosas indigestas como la glutation penetren en tu flujo sanguíneo causaría, más pronto que tarde, problemas alérgicos serios.

Clorella.- Andy: “Mientras que hay poco publicado que muestre que la clorella es dañina, hay múltiples observaciones de gente real que lo muestran. Todo lo que tienes que hacer es preguntar por ahí. La clorella es simplemente otro “alimento azufrado”. Es muy dañina para la gente que tiene los niveles de azufre altos.

El Dr. Klinghardt que popularizo las inyecciones de DMPS y el DMSA en días alternos, el primero y segundo protocolos de tratamiento del mercurio más peligrosos; está ahora a favor de la clorella lo cual es también muy peligroso. Conozco a varios que la tomaron siguiendo su protocolo y el resultado fue que sufrieron daños neurológicos permanentes”.

Cilantro.- Andy: “Hay alguna superstición de que el cilantro ayuda, y puede ser así, pero no está claro cómo usarlo” y la Dra. Amy Holmes: “Cilantro. No probado. Hay algunos informes de que PUEDE cruzar la barrera hematoencefálica y quelar el mercurio del cerebro, pero no hay datos. Tenga en cuenta que nadie conoce cual de los ingredientes del cilantro PUEDE hacer eso. ¿Son iguales todos los tipos de cilantro? ¿Quién lo sabe? Yo no veo cómo puede ser posible para alguien asegurar de que estás manteniendo un nivel en sangre relativamente estable de un INGREDIENTE cuando no conocemos cual es el INGREDIENTE del que se trata, o si todos los tipos de cilantro tienen la misma cantidad del mismo. Y no se me ocurre algo más importante en qué pensar por lo que a la quelación del mercurio se refiere”.

Cysteine.- No es un agente quelante. Andy: “No dar cysteine/cystine o fuentes de ella durante la quelación con ALA a menos de que tu conozcas con certeza que el niño tiene niveles de cysteine en plama bajos ( no algo bajos o más bien bajos, sino definitiva y anormalmente bajos).

La Dra. Amy: “Yo creo que nosotros estaremos mejor si dejamos en paz a suplementos tales como la glutathione, MSM, cysteine, etc. Ellos causan muchos más problemas de los que pueden arreglar en una persona a la que no se le han hecho análisis”.

MSM.- No es un agente quelante. Andy:”Cuanto más oigo hablar acerca del MSM, más recomiendo a la gente evitarlo. De vez en cuando me siguen llegando informes negativos.” y “Es una idea particularmente mala usar MSM, cysteine, NAC o glutathione con LA porque el LA aumenta de forma natural tus niveles corporales de cysteine y glutathione.”

NAC.- Este es un suplemento que hace que el cuerpo produzca más glutathione. Andy: “Ni la NAC ni la glutathione extrae mercurio del cerebro, pero harán al mercurio mucho más tóxico allá donde esté si se administra en cantidades excesivas.

Ajo.- No es un agente quelante, pero los miembros del foro dicen que es magnífico para las lombrices.

Saunas.- Andy:”La sauna ha sido usada desde tiempos inmemoriales para desintoxicar a los mineros del mercurio. Cuando se sentían muy mal, ellos iban a la sauna durante las horas de trabajo en vez de ir al pozo de la mina.” “Sudar aumenta realmente la excreción del mercurio. Probablemente una hora o dos en una sauna, tiene el mismo efecto que 50 mg. de DMSA cada 4 horas durante un día.” Nota: Miembros del foro advierten que es preciso actuar con precaución con las saunas porque la gente intoxicada con mercurio son, con frecuencia, sensibles al calor.

P: Mi niño sigue una dieta GF/CF (Gluten Free/Casein Free; Libre de gluten y de caseina). ¿Puedo continuar con esa dieta? ¡Por supuesto! Si esa dieta hace que tu niño se sienta mejor, entonces continúa con ella. Bernie Windham ha escrito un ensayo que describe cómo el mercurio interfiere con la enzima necesaria para digerir el gluten y la caseina. Mucha gente intoxicada por mercurio es sensible a los alimentos con un alto contenido de azufre, lo cual incluye a todos los productos lácteos.

Por lo que respecta a las levaduras: El mercurio daña el sistema inmunitario y un sistema inmune débil permite que levaduras, bacterias y otros microorganismos patógenos proliferen en el cuerpo. La proliferación excesiva de las levaduras puede causar “permeabilidad intestinal” -una afección por la cual las paredes de los intestinos llegan a estar, en cierto modo, porosas. Esos poros permiten que partículas mal digeridas penetren en el flujo sanguíneo causando reacciones alérgicas-. Las personas intoxicadas por mercurio a menudo sufren de alergias alimenticias. Por tanto, una dieta GF/CF es, probablemente, una buena idea antes y durante la quelación. En teoría, una vez que el mercurio es excretado del cuerpo, el sistema inmunitario debería recuperarse y, por tanto, los intestinos deberían ser capaces de curarse (esto puede requerir la utilización de antibióticos y/o antimicóticos) y el niño podría llegar a comer de nuevo alimentos “normales”.

P: ¿Cuánto tiempo se tarda en quelar? De seis meses a dos años. Depende de lo tóxica que esté la persona y de la rapidez con la que se quele. Los niños menores de 8 años parecen responder más rápidamente que los de más edad.

RECURSOS

P: ¿Quién es Andy Cutler?Andy Cutler es un químico con el título académico de Doctor que encontrándose él mismo intoxicado por mercurio averiguó cómo recuperarse de su dolencia. Escribió un libro titulado “Amalgam Illnes: Diagnosis and treatment” que se vende por 35$ y que puedes comprarlo directamente en su página web: http://www.noamalgam.com/. Andy pasa muchas horas contestando preguntas en este foro y siempre dice cosas con sentido, no estupideces.

P: ¿Quién es el Dra. Amy?La Dra. Amy es una médico establecida en Louisiana que trabaja con los padres de muchos niños autistas ayudándoles en la quelación del mercurio y otros metales pesados. La Dra. Amy era oncóloga, dejó el trabajo para criar a su niño y se encontró con que su niño tenía autismo. Ahora ha vuelto al trabajo para ayudar a su niño y a otros. La Dra. Amy ha escrito un artículo en la página web: http://www.healing-arts.org/children/holmes.htm en el que describe el problema del mercurio y su protocolo de tratamiento. La normativa legal que regula el ejercicio de la medicina prohíbe a la Dra. Amy consultar a aquellas personas que no sean pacientes suyas; sin embargo, tu puede llamar a la Dra. Amy al teléfono (225)767-7433 y consultar con ella o recibir por fax una copia de su protocolo.

P: ¿Cómo puedo encontrar un dentista “mercury-free” Envía un #10 sobre franqueado a tu nombre con un sello de 78 céntimos a:

Foundation For Toxic-Free Dentistry (puedes poner sólo las iniciales FTFD)P.O. Box 608010 Orlando, FL32860-8010

Ten mucho cuidado a la hora de seleccionar un dentista. Los empastes de composite requieren más pericia a la hora de implantarlos que los de amalgama y el riesgo de padecer, a mayores, de una nueva exposición al mercurio durante la sustitución de las amalgamas es grande. El dentista debería seguir un protocolo para la sustitución de las amalgamas y su reposición similar al de la IOAMT: http://mall.turnpike.net/P/PDHA/mercury/iaomt.htm



01 diciembre 2010

INTOXICACIÓN POR METALES PESADOS




La intoxicación por metales pesados y su eliminación a través de remedios naturales





Los metales pesados y otras toxinas cada vez amenazan más nuestra salud. En estudios recientes se ha comprobado que hoy en día tenemos de 400 a 1.000 veces más plomo en los huesos que hace 400 años. Esto tiene graves efectos en el cerebro y en la evolución mental de los niños, especialmente en la formación de la inteligencia.


“Busca el origen de la enfermedad”
“No tapes los síntomas con medicamentos”
“Considera al paciente en su totalidad”
“Mejor pagar para la conservación de la salud, que para curar la enfermedad”



Los metales pesados y otras toxinas cada vez amenazan más nuestra salud. En estudios recientes se ha comprobado que hoy en día tenemos de 400 a 1.000 veces más plomo en los huesos que hace 400 años. Esto tiene graves efectos en el cerebro y en la evolución mental de los niños, especialmente en la formación de la inteligencia. Entre muchos otros síntomas la intoxicación por plomo provoca una perturbación de la formación de la sangre y así leucemias y anemias, insuficiencias renales y enfermedades neurológicas.

Entre los metales pesados los más importantes en cuestión de salud son el mercurio, el plomo, el cadmio, el níquel y el zinc. Algunos elementos intermedios como el arsénico y el aluminio, los cuales son muy relevantes desde el punto de vista toxicológico, se estudian habitualmente junto a los metales pesados.

El médico Dietrich Klinghardt M.D., Ph.D., quien está investigando, junto con otros científicos, la desintoxicación por metales pesados desde hace 30 años, ha desarrollado un método de desintoxicación con remedios naturales muy eficaz.




Se ha comprobado que cuando eliminamos el mercurio del cuerpo los otros metales tóxicos también se van, debido a la liberación del transporte axional en las células nerviosas. Dentro de estas células el mercurio está destruyendo los microtúbulos, inhibiendo así la eliminación de toxinas y otros residuos. Por eso quiero tratar especialmente el mercurio, que además es el metal tóxico más estudiado.


Las fuentes de los metales pesados

Las fuentes principales del mercurio son las siguientes: el pescado (a causa de la contaminación de los mares); los insecticidas (que contienen normalmente uno o dos metales pesados, que se cuelan en la cadena alimentaria); el agua ‘potable’ (tenemos que suponer que todo el agua contiene tóxicos a menos que se haya comprobado mediante análisis lo contrario); algunos medicamentos (especialmente los que regulan la alta presión sanguínea y la vacuna contra el tétanos); y el aire contaminado por la industria y los coches (por la tecnología de combustión).



Otra fuente de mercurio muy importante es el traspaso de la madre al feto a través de la placenta y al bebé a través de la leche materna por procesos hormonales. Mediante estos procesos la madre traspasa del 40 al 60% de su carga al niño.

Pero la cantidad más grande entra en nuestros cuerpos por los empastes de los dientes. La amalgama usada en éstos contiene normalmente un 50% de mercurio.


¿Cómo entra el mercurio en nuestro cuerpo y dóndese queda?

El mercurio es el único metal volátil; absorbido por los pulmones y la piel.



Del mercurio inhalado el cuerpo absorbe un 82%, depositando gran parte en el sistema nervioso, mientras que del ingerido sólo se acumula cerca del 7%. Por eso la inhalación es la fuente más peligrosa.



Se sabe que después de comer el nivel de mercurio en la sangre sube en las personas que tienen empastes con amalgama, porque se sueltan iones de mercurio.




Éstos primero son absorbidos por la saliva y a través del sistema digestivo llegan a la sangre, donde se pueden medir. Si esta saliva fuese agua estaría prohibido su consumo. Muchas veces, por lo menos dos horas después de comer, personas con 8 empastes tienen de 100 a 200 veces más mercurio en el aire de exhalación de lo que está permitido en instalaciones industriales.



Estos vapores se ingieren parcialmente a través de las vías respiratorias. Así pasan también a la circulación sanguínea, donde se transforma una parte del vapor de mercurio en óxido de mercurio, una forma del mercurio aún más tóxica que el vapor.



Y puesto que órganos como el hígado, la bilis, el corazón y el riñóntrabajan como un filtro sanguíneo, es aquí donde se almacena principalmente el metal tóxico.



Además estos vapores de mercurio traspasan sin dificultad la barrera hematoencefálica y llegan así directamente al cerebro, perturbando en su camino esta barrera, lo que facilita la entrada de otras toxinas, que normalmente no pueden entrar. Estas toxinas provocan síntomas propios que no tienen que ver con la intoxicación por mercurio, pero que éste facilita indirectamente.



Casi todas las enfermedades del sistema nervioso conocidas no están provocadas primariamente por el mercurio en el cerebro, sino por los venenos e infecciones secundarias que llegan al cerebro por la defectuosa barrera hematoencefálica.



Eso quiere decir que para tratar enfermedades neurológicas es imprescindible quitar el mercurio para estabilizar el funcionamiento de la barrera hematoencefálica, inhibiendo así la entrada de sustancias patógenas.



En unos estudios se han puesto empastes marcados con sustancias radioactivas a unas ovejas y a unos monos para ver donde se queda el mercurio. Después de 4 semanas se encontró este metal en los riñones, el hígado, las glándulas renales, el tubo digestivo, el hipotálamo, la hipófisis, el sistema limbico, la tiroides, los ganglios espinales, la médula espinal y en el cerebro. Después de 6 meses el funcionamiento de los riñones se había reducido en un 60%. Un año más tarde no se había reducido la carga de mercurio, al contrario, esta había aumentado. Después de quitar los empastes tampoco se reducía la cantidad. Esto significa: una vez envenenado – siempre envenenado.

Cuando masticamos se desprenden partículas de amalgama en su forma metálica todavía poco inocua, que se tragan. La flora intestinal natural transforma estas partículas y el vapor de mercurio en la forma más peligrosa del metal: mercurio metílico (50 veces más venenoso). Este proceso se llama metilación.



Numerosos experimentos y estudios confirman este proceso; aun así es desmentido por muchos dentistas y odontólogos.



Desde el intestino pasa el mercurio metílico a la circulación sanguínea y finalmente a los órganos y nervios. También se fija mucho mercurio en los huesos y en las articulaciones.



El mercurio también se difunde a través de las encías, las raíces dentales y la mandíbula hasta el sistema nervioso central y el cerebro (en 48 horas). El nervio trigémino de muertos con empastes está lleno de mercurio, plata y estaño (provoca el rechinamiento de los dientes).


Enfermedades relacionadas o provocadas por el mercurio

El reconocido profesor de química doctor Alfred Stock, director del instituto Max-Planck de Berlín, demostró en varios experimentos que el mercurio sale de los empastes de amalgama y puede ser acogido por el cuerpo.



Dijo: “No hay ninguna duda de que muchos síntomas, entre ellos fatiga, depresión, irritabilidad, vértigo, amnesia, inflamación bucal, diarrea, inapetencia, catarros crónicos (inflamación de mucosa) son muchas veces ocasionados por el mercurio al que el cuerpo está expuesto por sus empastes de amalgama, en cantidades pequeñas pero continuas. Los médicos deben prestar seria atención a este hecho. Entonces, probablemente se compruebe que el uso despreocupado de la amalgama como empaste dental ha sido un delito grave contra la humanidad.” (1926)

Los principales y primeros síntomas del envenenamiento con mercurio son los siguientes: depresiones leves, temblores en las manos, pies y manos fríos, perturbaciones del sueño, entumecimiento, colesterol alto, pérdida de memoria, fatiga, problemas de las articulaciones. Hay muchos más.

Los siguientes síntomas están extraídos del libro: “Mercury and its effects on environment and biology de Astrid & Helmut Sigel “

-Efectos psiquicos:

Ansiedad, instabilidad emocional, timidez, síndrome de cansancio (crónico), disminución de la memoria, alteración del sueño, depresiones, tendencia al suicidio, pérdida de confianza en si mismo, negatividad, nerviosismo, falta de estímulos, falta de energía, pasividad, adicciones, indecisión, excitabilidad, epilepsia, hiperactividad de los niños, autismo, disminución de la capacidad de reacción, esclerosis múltiple, parkinson, alzheimer …

-Efectos fisicos:

Manos y pies fríos, sudor durante la noche, dolores crónicos, dolores de cabeza, perdida de apetito, peso alto & bajo, herpes (no hay sin Hg.), Alzheimer (Hg.+Al.), perturbaciones de la fertilidad, estreñimiento, problemas de las articulaciones (dolores), pérdida de pelo, impotencia, artritis, sabor metálico en la boca, debilidad general, resistencia a antibióticos, anemia, asma, tensión sanguínea alta, eczemas en la piel, perturbaciones hormonales, colesterol alto, problemas de audición, problemas de visión, susceptibilidad a infecciones, enfermedades del hígado (funcionamiento limitado), enfermedades de los riñones (funcionamiento limitado), dislexia, palpitaciones de la boca, neurodermitis, dolores de espalda, debilidad del sistema inmunológico, temblor de las manos, sangrado de encías, ulceras en la boca, glaucoma, enfermedades del intestino, enfermedades del estómago, arritmia cardiaca, sensibilidad a comestibles, enfermedades virales, enfermedades de hongos, candida, lupus, alergias, perturbaciones en el funcionamiento del tiroides, vértigo, transpiración abundante, ciática (dolores constantes), lumbago, colitis, cáncer, enfermedades de las glándulas suprarrenales, reuma, rechinamiento de los dientes, Crohn…

Porque los metales pesados funcionan como antenas para la contaminación electromagnética el Dr. Klinghardt aconseja vivir en casos de enfermedades provocadas por metales pesados en sitios donde hay poca o nula radiación (donde los móviles no tienen cobertura).



Como hemos visto el mercurio se fija en diferentes partes del cuerpo humano. Principalmente afecta a órganos como el hígado, los riñones y el corazón, provocando diferentes alteraciones en ellos. Pero también afecta a las articulaciones, al tracto intestinal, a los huesos, a la sangre y especialmente a todo el sistema nervioso incluido el cerebro.



Hay muchos síntomas que están relacionados con el mercurio pero no directamente provocadas por el mismo, debido a la perturbación de la barrera hematoencefálica. En las células nerviosas el mercurio es responsable de la destrucción parcial de los microtubulos, inhibiendo así el transporte axional adecuado. Así estas células no pueden deshacerse de otras neurotoxinas y otros residuos.



Esto provoca cambios emocionales (sistema límbico), perturbaciones del sistema auditivo y visual y otros síntomas del sistema nervioso, no siempre provocados por el mercurio mismo. En el espacio intracelular el mercurio provoca daños en las mitocondrias, nuestras fábricas de energía (fatiga).

En unos estudios (Vimy y Lorscheider) se podía comprobar que los microorganismos que están constantemente en contacto con el mercurio en la boca no sólo desarrollan una resistencia contra el mismo, sino también contra antibióticos. Los mecanismos de cómo funciona este proceso no se conocen todavía.



Además estos microorganismos desprenden plásmides, ADN extracelular, que salen mediante la expiración al aire, provocando la misma resistencia en otros seres vivos. La resistencia a los antibióticos es uno de los grandes obstáculos en la medicina moderna hoy en día.


El traspaso de mercurio de la madre al feto y al bebé provoca un crecimiento retrasado del tejido nervioso, un cerebro más pequeño, menos peso corporal y un sistema inmunitario incompleto. Eso significa que el potencial genético de los bebés que crecen bajo estas condiciones tiene menos posibilidades de evolucionar (también parece relacionado con el autismo). Gracias a los métodos de desintoxicación este retraso se puede recuperar en el primer año de vida.

Entre los científicos que se dedican a estos temas existe la hipótesis de que muchos cánceres y enfermedades infecciosas son un intento del cuerpo de inmovilizar las neurotoxinas que tenemos todos en nuestro cuerpo (Yoshiaki Omura). En el centro de muchos tumores se han detectado concentraciones elevadas de neurotoxinas, especialmente mercurio. También enfermedades provocadas por streptococcus, staphylococcus, cándida y herpes están relacionadas con la intoxicación por metales pesados. Parece que muchas curaciones o mejoras de estas patologías a través de la desintoxicación de metales pesados están corroborando estas afirmaciones.


Diagnosis y desintoxicación

Las cantidades de mercurio en el cuerpo no se pueden medir mediante análisis de sangre o de vello. El mercurio se fija rápidamente en las diferentes partes de nuestro organismo mencionadas arriba, y ahí se queda; no es evacuado espontáneamente.



Por eso seis semanas después de poner empastes de amalgama los altos niveles de este metal producidos por este tratamiento han desaparecido casi por completo y no se ven elevadas cantidades ni en las heces ni en la orina, la sangre o el vello.



Para medir el mercurio es necesario utilizar sustancias que movilizan y echan a éste del cuerpo. Para esta tarea sirven algunos productos farmacéuticos como el DMSA y el DMPS, los cuales movilizan y echan grandes cantidades de metales pesados de diferentes partes del cuerpo a través de la orina.



Las grandes desventajas son los efectos secundarios y que sólo sueltan los metales de los tejidos pero no del sistema nervioso. Además existe el gran peligro de la reabsorción porque estas sustancias sueltan más toxinas de las que echan del cuerpo.



En la desintoxicación con remedios naturales se usa la alga chlorella, el cilantro y el ajo silvestre.



Tomando estos remedios se pueden medir las toxinas en las heces. Porque los metales pasan de los tejidos a la sangre; antes de ser absorbidos por la chlorella, se pueden detectar en ella y así también en el vello.



Es muy importante entender estos procesos. Para diagnosticar el envenenamiento por metales pesados es conveniente un historial de las personas, dando especial atención al número de empastes, ahora o antes (también de la madre), al consumo de pescado y a otras influencias ambientales como tener la residencia cerca de industrias contaminantes (p. ej. incineradoras de basura o otras).



También los síntomas mencionados arriba, como la disminución de la memoria a corto plazo, enseñan una posible intoxicación por metales pesados. Especialmente el nivel de colesterol se ve elevado, cuando el cuerpo trata con mercurio. Otra posibilidad de diagnosis es dada por la kinesiología.

La chlorella tiene dos efectos: moviliza metales pesados y radioactivos y otras toxinas, como p. ej. dioxina, especialmente en los espacios extracelulares, para echarlas después del cuerpo con las heces.



El cilantro es capaz de movilizar muchos tóxicos del espacio intracelular, especialmente de las células nerviosas y de los huesos.


Estudios recientes con animales demuestran que el cilantro efectúa una movilización rápida de aluminio y plomo del cerebro y del esqueleto, superior que con cualquier otro remedio.


Aunque el animal fue envenenado constantemente con aluminio el contenido de este metal en los huesos disminuía significativamente durante el periodo de observación.



Para una eliminación de las toxinas movilizadas por el cilantro es imprescindible tomar también la chlorella en cantidades suficientes para inhibir una reabsorción de las sustancias liberadas.


El ajo silvestre protege las células rojas y blancas de la sangre contra daños por oxidación, provocados por los metales pesados en su camino hacia fuera.



También tiene propiedades de desintoxicación. Además el ajo silvestre contiene el mineral más importante en la protección contra la toxicidad del mercurio: el selenio bioactivo.



Es muy importante dosificar estos productos correctamente para inhibir la reabsorción de las toxinas, que puede provocar un empeoramiento de diferentes patologías.

Advertencia: Solo hay que usar chlorella y aceite de pescado libres de toxinas (garantía del productor).

Para reparar los daños provocados por las toxinas en el sistema nervioso es necesario tomar aceite de pescado en cantidades suficientes.

Este artículo está basado en los estudios y las conferencias del médico Dietrich Klinghardt M.D., Ph.D., que lleva investigando ya muchos años en estos temas, apoyándose además en los cerca de 10.000 estudios relacionados con la toxicidad del mercurio. Dr. Klinghardt ha estudiado medicina y psicología.



Además tiene formación en homeopatía clásica y acupuntura. Ha dirigido una clínica de pacientes con dolores crónicos en los Estados Unidos durante 12 años. Dr. Klinghardt se sentía muchas veces decepcionado con los tratamientos naturales, porque su eficacia en muchos casos era deficiente.



Después de desintoxicar a los pacientes, para su propia sorpresa, todos los tratamientos naturales funcionaban mucho mejor, debido a la eliminación de focos de toxinas las cuales directa o indirectamente provocan un ambiente patógeno en su alrededor.


Como consecuencia de este descubrimiento vuelve a sentirse gratificado con su labor de medico al poder realmente curar a sus pacientes y mejorarles la calidad de vida. Así en su trabajo solo usa excepcionalmente medicamentos convencionales. Actualmente tiene su consulta en los Estados Unidos y trata mayormente a niños.

En el norte de Europa y los Estados Unidos hay mucha gente dedicándose a la desintoxicación de metales pesados y otras neurotoxinas, mientras en España es casi imposible conseguir informaciones fiables.


Esto es en parte debido al nulo interés de la industria farmacéutica, que no puede ganar dinero con la desintoxicación, porque es imposible conseguir patentes para los remedios naturales.



Según el doctor Klinghardt todas las dolencias que duran más de seis semanas están relacionadas con la intoxicación por metales pesados u otras toxinas. Una desintoxicación es muchísimo más barata que comprarse medicamentos para toda la vida.



Estos investigadores han curado ya muchos casos de Alzheimer, Parkinson, Esclerosis Múltiple, Autismo y otras enfermedades graves con las cuales la industria farmacéutica gana muchos millones de euros en los tratamientos.




Artículo por HealthDay, traducido por Hispanicare
HealthDay

Derechos de autor, HealthDay 2006